Chiudi

LA VERSIONE BETA DEL PORTALE È DISPONIBILE ORA!

Visita la versione BETA del portale europeo della giustizia elettronica e lascia un commento sulla tua esperienza sul sito!

 
 

Percorso di navigazione

menu starting dummy link

Page navigation

menu ending dummy link

Acceso a la justicia en materia de medio ambiente - Francia

La pagina è stata tradotta automaticamente. Non è possibile garantirne la qualità.

La qualità della traduzione è stata giudicata: buona

La traduzione vi risulta utile?


  1. Fundamentos constitucionales
  2. Poder judicial
  3. El acceso a información sobre los asuntos
  4. El acceso a la justicia en la participación del público
  5. Acceso a la justicia contra actos u omisiones
  6. Other Means of Access to Justice En los asuntos ambientales existen otros medios disponibles;
  7. Capacidad procesal
  8. Representación legal
  9. Pruebas
  10. Medidas cautelares
  11. Costas
  12. Mecanismos de asistencia financiera
  13. Puntualidad
  14. Otras cuestiones
  15. En el extranjero
  16. Transboundary Cases

ANEXO I Fundamentos constitucionales

La Ley constitucional nº 2005-205, de 2005 de marzo de 1, introdujo en la Constitución francesa una «Carta medioambiental».

La Carta constitucional medioambiental, que consta de 10 artículos. Reconoce los derechos y obligaciones fundamentales en el ámbito de la protección ambiental en tres principios fundamentales: El principio de precaución, el principio de prevención y el principio de quien contamina paga. Esta Carta no establece el derecho de acceso a la justicia, pero el artículo 7 dispone que «toda persona tiene derecho, en las condiciones y dentro de los límites definidos por la ley y al acceso a la información sobre el medio ambiente que esté en poder de las autoridades públicas y a participar en el desarrollo de la toma de decisiones públicas que afecten al medio ambiente».

Los ciudadanos pueden invocar estas normas constitucionales en los procedimientos administrativos así como ante los tribunales, puesto que la «la adopción prioritaria de la decisión sobre la cuestión prejudicial de constitucionalidad» entró en vigor en marzo de 2010, según lo previsto en la reforma constitucional de 2008 de julio de 23.

El artículo 55 de la Constitución proclama la supremacía de los Tratados sobre las leyes. Todos los tribunales deben garantizar el respeto de este principio (jurisprudencia de los tribunales administrativos: Asamblea del Consejo de Estado, 1989, Nicolo). En determinadas condiciones, las partes pueden invocar directamente los acuerdos internacionales.

Francia ratificó el Convenio de Aarhus el 8 de julio de 2002 (previa aprobación en virtud de la Ley nº 2002-285, de 28 de febrero de 2002). Únicamente se reconoce la aplicación directa de algunas de las disposiciones de dicho Convenio.

Poder judicial II

El sistema jurídico francés está organizado sobre la base de una distinción fundamental entre dos tipos de jurisdicciones:

  • El orden judicial, que resuelve los litigios entre particulares o entes privados; y la
  • El orden administrativo, que trata los litigios entre los ciudadanos y las autoridades públicas o entre particulares o entes privados (empresas, asociaciones, etc.) y un ente público.

Cada orden consta de tribunales ordinarios y especializados.

Hay dos tipos de tribunales: civiles y penales.

En primera instancia, los tribunales civiles son ordinarios (Tribunal de Primera Instancia) o especializados (juzgados de distrito, tribunales de comercio, juzgados y la seguridad social Conseils des prud’hommes de algunos conflictos laborales entre trabajadores y empleadores, de los tribunales mercantiles en los casos de litigio entre empresarios o empresas, seguridad social y tribunales, y el Tribunal de arrendamientos rústicos).

La organización de los tribunales penales distingue entre tres tipos de delitos:

  • las faltas, de las que se ocupan los juzgados de paz,
  • los delitos menores, de los que se ocupan los juzgados de lo penal,
  • los delitos graves, de los que se ocupa el Tribunal Penal (único tribunal con jurado). Existe un juzgado específico para menores, el Tribunal de menores, que atiende tanto asuntos civiles como penales.

Todos los recursos contra las resoluciones de los tribunales civiles y penales se sustancian ante el Tribunal de apelación, salvo los que afecten a resoluciones del Tribunal Penal, que deben tramitarse ante otro tribunal penal.

Las resoluciones de los tribunales de apelación también se pueden recurrir ante el Tribunal de Casación, máximo órgano jurisdiccional del orden judicial. El Tribunal de Casación es responsable de examinar los recursos interpuestos contra las resoluciones de los órganos jurisdiccionales inferiores. Este tribunal resuelve sobre los fundamentos de Derecho y las cuestiones procesales, y puede anular resoluciones así como devolver el asunto a alguno de los 35 tribunales de apelación para que vuelvan a juzgarlo. Los órganos jurisdiccionales administrativos de primera instancia son los tribunales administrativos ordinarios.

Los tribunales administrativos son los principales. Los tribunales administrativos especializados son el Tribunal nacional del derecho de asilo, los tribunales financieros (tribunales de cuentas regionales y el Tribunal de Cuentas), los tribunales disciplinarios (Tribunal de disciplina presupuestaria y financiera, Consejo Superior de la Magistratura, tribunales profesionales, tribunales universitarios, etc.). Las sentencias de estos tribunales deben recurrirse, en principio, ante los tribunales administrativos de apelación, cuyas resoluciones se recurren ante el Consejo de Estado.

El Cons ejo de Estado es el máximo órgano jurisdiccional administrativo. Se trata del tribunal de último recurso en relación con la legalidad de los actos administrativos. Al igual que el Tribunal de casación, solo ejerce control sobre la correcta aplicación de las normas procesales y de la ley en las resoluciones judiciales recurridas ante él. Además, en el caso de determinados litigios, como los que afectan a los actos reglamentarios de los Ministros, el Consejo de Estado resuelve el primer y el segundo recurso. Además, asesora al Gobierno sobre los proyectos de ley así como sobre algunos proyectos de órdenes.

El Tribunal de Conflictos Jurisdiccionales, integrado por un número igual de miembros del Tribunal de casación y del Consejo de Estado, es el órgano competente para resolver los conflictos de competencias entre los tribunales judiciales y administrativos.

El Consejo Constitucional, compuesto de nueve miembros, resuelve sobre la constitucionalidad de las leyes orgánicas y sobre las leyes que se le someten, así como supervisa el correcto funcionamiento de las elecciones. Carece de competencias en lo que respecta a los actos de la administración.

No existen tribunales especializados en asuntos ambientales. Todos los tribunales franceses atienden estos asuntos de acuerdo con sus competencias respectivas.

En el sistema jurídico francés no existe la práctica de la búsqueda de un foro de conveniencia. La competencia de los tribunales viene determinada por la legislación.

En los procedimientos judiciales franceses no existe la distinción entre recursos ordinarios y recursos extraordinarios. Sí se distingue entre recursos ordinarios y medidas cautelares (référés), una distinción que posibilita la adopción de medidas provisionales (suspensión de una ley, pago de una compensación provisional) o la realización de una investigación o instrucción (designación de un perito). Las decisiones de los juzgados de primera instancia pueden revocarse en fase de apelación, y las decisiones de los tribunales de apelación pueden ser anuladas por el Tribunal Supremo de Casación (el Consejo de Estado o el Tribunal de Casación).

Los jueces administrativos, incluidos los de primera instancia, gozan de amplios poderes. El juez administrativo puede anular una resolución administrativa si la considera ilegal. Además, los jueces pueden ordenar a la administración que revise las resoluciones anuladas y especificar el contenido de la nueva resolución.

No existen normas procesales específicas para los asuntos ambientales; solo hay dos excepciones aplicables ante los tribunales administrativos.

La primera, los artículos L. 122-2 del Código Medioambiental y L. 554-11 del Código de justicia administrativa, permite suspender una licencia o una decisión de autorización de intervenciones u obras si, debido a su dimensión o efectos sobre el medio ambiente, debieran haber sido objeto de una evaluación de impacto ambiental, pero esto no se había llevado a cabo.

La segunda, los artículos L. 123-12 del Código Medioambiental y L. 554-12 del Código de justicia administrativa, permite suspender una decisión por la que se autorice la ejecución de intervenciones, estructuras u obras objeto previamente de una encuesta pública, si una aplicación plantea serias dudas sobre la legalidad de la Decisión: En caso de que las conclusiones de la autoridad competente sean desfavorables, o cuando la audiencia pública requerida no ha tenido lugar.

En ambos casos se da por supuesto, con carácter general, el cumplimiento de la condición de urgencia que se requiere para ordenar la suspensión de un acto.

Normalmente los jueces, sobre todo los administrativos, no tienen derecho a someter un asunto a un tribunal. Solo pueden hacerlo los ciudadanos, las ONG, las empresas, las administraciones y las autoridades públicas. Existe, no obstante, una excepción: Podrán iniciarse acciones legales en materia penal de oficio por el fiscal de la República. Esta posibilidad también figura en el ámbito de las cuestiones medioambientales.

III El acceso a información sobre los asuntos

La legislación general sobre el acceso a documentos administrativos (Ley nº 78-753, de 17 de julio de 1978, modificada por la Ley nº 79-583, de 11 de julio de 1979, sobre motivación de los actos administrativos y la mejora de las relaciones entre la administración y el público y en el art. 7 de la Ley nº 321, de 12 de abril de 2000, sobre los derechos de los ciudadanos en sus relaciones con las administraciones) establece la libertad de acceso a los documentos administrativos. Esta ley abarca todos los documentos que obran en poder de la Administración (hayan emanado de esta o de otras fuentes) y que por su naturaleza, objeto o uso guarden relación con el ejercicio del servicio público. Esta Ley dispone que no se otorgará el acceso a los documentos administrativos cuando la consulta o divulgación de dichos documentos pudiera resultar perjudicial para algún secreto protegido por la legislación.

El derecho de acceso a la información medioambiental se ejerce en virtud de las condiciones generales definidas por la Ley de 1978 de julio de 17, y las disposiciones especiales del Código medioambiental.

Las decisiones administrativas ilícitas relacionadas con este tema pueden ser anuladas por los tribunales administrativos en el caso de que una comisión nacional las haya denunciado.

El artículo R.421-5 del Código de los tribunales administrativos dispone lo siguiente: «El plazo límite para recurrir una decisión remitida al Tribunal solo es vinculante en el caso de que haya sido mencionado, así como los recursos, en la notificación de dicha Decisión».

En los asuntos medioambientales, la denegación tácita de información es necesariamente ilícita, puesto que la Decisión no ha sido notificada al autor de la solicitud mediante decisión motivada por escrito en la que se especifiquen los medios y los plazos de recurso ante un tribunal administrativo.

En virtud de la Ley nº 78-753, de 17 de julio de 1978, se creó una Comisión sobre el acceso a documentos administrativos (CADA) independiente. Este órgano es responsable de garantizar el respeto de la libertad de acceso a los documentos administrativos. La CADA también es competente para entender de los asuntos relativos al acceso a la información sobre el medio ambiente. Los casos deben presentarse en primer lugar ante esta Comisión de forma previa a su tramitación ante el tribunal administrativo. El procedimiento se describe en los artículos 17, 18 y 19 del Decreto nº 2005-1755, de 30 de diciembre de 2005, referente a la libertad de acceso a los documentos administrativos. El autor de una solicitud que haya recibido una denegación de información debe someter la cuestión a la CADA en el plazo de dos meses a contar desde la notificación de la denegación. En un plazo de un mes tras la recepción de dicha notificación, la autoridad competente explicará su posición a la cada. En el caso de que la autoridad competente confirme su negativa inicial o no responda en el plazo de dos meses a contar desde la remisión a la CADA, el autor de la solicitud podrá recurrir ante el tribunal administrativo para que anule la denegación.

Los tribunales pueden ordenar a la Administración que proporcione la información solicitada. También pueden anular la decisión de denegación de acceso y, por consiguiente, extraer las consecuencias de una denegación.

Los tribunales pueden ordenar la comunicación de la información.

IV el acceso a la justicia en la participación del público

Una instalación gestionada o que sea propiedad de cualquier persona o entidad, pública o privada, que puedan representar peligros o molestias para los residentes, la salud, la seguridad, la salud pública, la agricultura, la conservación del medio ambiente, protección de los parajes y monumentos, se denomina «instalación clasificada para la protección del medio ambiente (icpe)» en Francia y está sujeta a un régimen jurídico especial descrito en el Código medioambiental. Existen aproximadamente 500000 instalaciones de estas características en Francia.

La legislación relativa a las instalaciones clasificadas para la protección del medio ambiente establece tres regímenes diferentes en función de la gravedad de los peligros y los inconvenientes: la autorización, la elaboración de informes y un régimen intermedio reciente que simplifica la autorización, denominado «registro» (Orden nº 2009-663, de 11 de junio de 2009, y Decreto nº 2010-368, de 13 de abril de 2010).

En virtud del régimen de autorización previa, el derecho de explotación se concede tras un estudio de impacto y una consulta pública.

El recurso ante una autoridad administrativa superior contra una decisión administrativa, siempre es posible (se trata de un principio general de la jurisprudencia). A menos que una norma especial disponga que es facultativo.

El principio general establece que las decisiones administrativas pueden recurrirse directamente ante un tribunal en el caso de que no existan normas procesales específicas (como sucede, por ejemplo, en el caso del acceso a la información medioambiental). No existen normas específicas con respecto a la participación pública y las decisiones conexas.

En ausencia de normas específicas dispuestas por ley sobre la necesidad de una demanda administrativa, las decisiones administrativas pueden recurrirse directamente ante un tribunal administrativo.

Los tribunales administrativos revisan la legalidad procesal y sustantiva de todas las decisiones administrativas.

Los tribunales estudian las conclusiones y los cálculos técnicos significativos cuando se considera que estos guardan relación con la Decisión.

El control de la legalidad de la planificación administrativa corresponde a los tribunales administrativos. Las condiciones relativas a la capacidad procesal, las normas probatorias, las normas de la vista o el alcance del examen de la revisión judicial no son específicas en este campo.

Sobre la capacidad procesal: cualquier persona física capacitada para presentarse ante un tribunal puede acudir a los tribunales administrativos. La capacidad se evalúa de acuerdo con las normas de Derecho civil. En consecuencia, los menores no emancipados, al igual que la mayoría de las personas bajo tutela judicial por falta de facultades mentales y las que se encuentran cumpliendo condenas penales que implican una inhabilitación legal por mandato, judicial no pueden acudir a los tribunales. Sin embargo, la jurisprudencia administrativa admite que determinadas personas, a pesar de estar incapacitadas en aplicación del Código civil, pueden recurrir las decisiones que afecten «al principio fundamental del derecho de habeas corpus» alegando abuso de poder.

Las personas o grupos jurídicos pueden interponer recurso contra las medidas que afecten a sus propios intereses (existencia, estado, actividad, condiciones de explotación), así como solicitar indemnizaciones por los daños materiales y morales que sufran. También pueden acudir a los tribunales para defender el interés colectivo de sus representados, en la medida en que la normativa o la medida denunciada perjudique este interés colectivo.

En los procedimientos contencioso-administrativos, al igual que en los de Derecho privado, la carga de la prueba recae en el demandante. No obstante, este principio se aplica de forma algo diferente en los procedimientos contencioso-administrativos, sobre todo cuando los elementos de prueba se encuentran en manos de la administración o, en el caso de la responsabilidad, basado en el principio de presunción el peticionario está exenta de culpa por el que se le reprocha y obliga a la administración a demostrar que no cometió ningún error. Teniendo en cuenta la naturaleza inquisitorial del procedimiento, el juez administrativo, que goza de amplios poderes para llevar a cabo su investigación, realiza una contribución muy importante en la determinación de los hechos. En caso necesario, el juez puede ordenar la revelación de documentos o llevar a cabo por sí mismo determinadas investigaciones mediante el examen directo de actos o documentos, la realización de visitas a lugares y la asistencia a audiencias o a evaluaciones periciales.

El artículo L. 6 del Código de justicia administrativa consagra el principio de que «todos los procedimientos se celebrarán en vista pública».

La norma de legalidad contiene requisitos variables en su interpretación y aplicación por parte del Tribunal administrativo. En particular, la norma no excluye la libertad de acción de las autoridades administrativas, lo que ilustra los denominados «plenos poderes de actuación» de estas autoridades.

Cuando la Administración puede elegir entre adoptar una decisión o abstenerse de tomar decisión alguna, o entre dos o más decisiones de contenido diferente pero igualmente acordes con la legislación, el juez no siempre está obligado a controlar la idoneidad de la elección realizada por la administración.

Además, la sujeción a la regla de legalidad es más o menos rigurosa dependiendo de si el control judicial se introduce como un «control normal» o como un «control restringido». El control es restringido en los asuntos en los que la Decisión controvertida se ha adoptado en el ejercicio de un poder discrecional, es decir, cuando la legalidad de la decisión debe valorarse. En ese caso, el juez administrativo verifica si la decisión está basada en un error de hecho, en un error de Derecho o en un abuso de poder, pero el control de la apreciación jurídica de los hechos se centra únicamente en los errores evidentes de evaluación. En los casos habituales en los que la decisión de la Administración está guiada por criterios jurídicos y en los que el juez, por tanto, ejerce un control normal, se controlan todos los errores cometidos en la calificación jurídica de los hechos.

En determinados casos, el control normal y el control restringido se ejercen de acuerdo con una serie de condiciones específicas. Por lo tanto, el control restringido no incluye la búsqueda de un error evidente de evaluación cuando la decisión es el resultado de una evaluación soberana de la administración (como sucede, por ejemplo, con los jurados).

Asimismo, el juez está facultado para equilibrar las ventajas y desventajas de la decisión administrativa; La Decisión solo se ajustará a la ley si refleja adecuadamente los hechos.

La evaluación de impacto ambiental (decisión de examen o sobre el alcance) es un componente del procedimiento que se sigue para autorizar una instalación clasificada para la protección del medio ambiente. Existe la posibilidad de solicitar la anulación de esta autorización o la aprobación del proyecto ante los tribunales administrativos por la falta de una evaluación de impacto ambiental o el carácter insuficiente de dicha evaluación [1].#_ftn1 Sin embargo, no es posible actuar directamente contra la evaluación de impacto ambiental ante los tribunales.

Los tribunales pueden examinar las autorizaciones definitivas. Las condiciones relativas a la capacidad procesal, las normas probatorias, las normas de la vista o el alcance del examen de la revisión judicial no son específicas en este campo.

Los tribunales administrativos revisan la legalidad procesal y sustantiva de todas las decisiones administrativas. Estudian las conclusiones y los cálculos técnicos significativos cuando consideran que guardan relación con la Decisión. El estudio de impacto ambiental se somete a control, puesto que se trata del principal aspecto relacionado con la legalidad procesal.

El requisito más importante para que un recurso sea admitido a trámite consiste en demostrar que se ostenta la condición de parte interesada.

Salvo en el caso excepcional en que una autoridad pública disponga de un mandamiento judicial que la faculte para actuar contra las medidas que considere ilegales (casos en los que el prefecto presenta una solicitud de examen judicial), el interés justifica el ejercicio del derecho de recurso. Este interés, cuya existencia se evalúa en el momento del recurso, puede ser de naturaleza diversa: material o moral, individual o colectiva.

En todos los casos debe tratarse de un interés personal, legítimo y pertinente. El primero de estos requisitos evita que una persona actúe en nombre de otra sin estar autorizada a ello, o que invoque únicamente su condición de ciudadano, consumidor o cargo electo para denunciar un acto. La necesidad de que exista un interés protector impide que el recurso tenga la finalidad de salvaguardar una situación irregular o inmoral. Por último, la condición en la que actúe el demandante debe guardar relación con la decisión recurrida. Además, el interés debe ser directo y cierto, es decir, la decisión recurrida debe provocar un perjuicio directo y cierto.

Los tribunales administrativos examinan la legalidad procesal y sustantiva de las decisiones PCIC [2], así como la legalidad de todas las decisiones administrativas.#_ftn2 También deben estudiar las conclusiones y los cálculos técnicos significativos y la documentación PCIC en el caso de que se considere que tales elementos guardan relación con la Decisión. Los tribunales estudian las conclusiones y los cálculos técnicos significativos cuando se considera que estos guardan relación con la Decisión.

Los argumentos expuestos en apoyo de una petición de anulación de una decisión administrativa (recurso por abuso de poder) se clasifican en dos categorías: legalidad externa y legalidad interna.

Los medios de ilegalidad externos están relacionados con la aplicación del acto: falta de competencia del autor del acto, ilegalidad procesal, defecto o irregularidad (incluida la ausencia de exposición de motivos).

La legalidad de los medios está relacionada con el contenido y la sustancia del acto, así como con la existencia de errores de hecho o de derecho:

  • error de Derecho: aplicación de una norma que no es de aplicación al caso, o interpretación errónea de la norma aplicable;
  • error de hecho: error en la caracterización de los hechos o error manifiesto de evaluación cuando el juez ejerce un control limitado,

y abuso de procedimiento o de potencia.

No es necesario participar en la fase de consulta pública del procedimiento PCIC o de evaluación de impacto ambiental ni formular comentarios para poder comparecer ante los tribunales administrativos.

El recurso por abuso de poder está abierto a los litigantes, si bien no se trata de una acción popular.» para poder tener acceso a la justicia, el demandante debe justificar un interés relacionado con el contenido de la Decisión, esto es, no obstante, interpretan de forma amplia y laxa por los tribunales administrativos. El interés debe ser directo, cierto y real.

Los tribunales administrativos están facultados para adoptar medidas cautelares en todos los asuntos.

Durante largo tiempo, los jueces administrativos rehusaron imponer medidas cautelares a la administración, incluso en lo referente a la ejecución de sus propias decisiones. El único recurso del que disponía el destinatario de la decisión consistía en interponer un nuevo recurso contra la inercia de la administración. La Ley de 8 de febrero de 1995 confiere a los tribunales administrativos la posibilidad de imponer medidas cautelares a la Administración para que esta adopte una medida ejecutiva en una dirección determinada o vuelva a legislar en un plazo determinado.

En este sentido, es preciso acudir al tribunal y formular una petición específica para la adopción de medidas cautelares. Los entes públicos y las instituciones de Derecho privado responsables de la gestión de servicios públicos pueden ser objeto de la imposición de medidas cautelares.

La facultad de imposición de medidas cautelares va emparejada con la posibilidad de imponer sanciones. Para que se impongan, estas deben haberse solicitado, salvo en el caso del Consejo de Estado, que puede dictarlas de oficio y, además, cuenta con el respaldo de un departamento especializado responsable del seguimiento de la ejecución de sus decisiones.

Con respecto a las instalaciones clasificadas para la protección del medio ambiente, el juez administrativo goza de la facultad de imponer medidas cautelares al prefecto. Puede aplicar cualquier medida que considere necesaria.

/acceso a la justicia contra actos u omisiones

Existe la posibilidad de interponer demandas directamente contra particulares o empresas privadas ante los tribunales civiles o penales ordinarios. Los tribunales penales pueden imponer una multa al particular denunciado (aunque este también puede ser condenado a una pena de prisión) cuando haya provocado un daño medioambiental. Sin embargo, esto solo es posible cuando tal delito haya sido previamente tipificado en la legislación. No existe la tipificación general en los asuntos medioambientales, por lo que los jueces deben remitirse a la enumeración de delitos del Código Penal. Los jueces civiles pueden condenar a particulares o empresas privadas a compensar un daño medioambiental cuando se cumplan tres condiciones:

  • (1) el autor sea responsable del daño causado,
  • (2) que la acción haya provocado un daño que se pueda compensar y
  • (3) que exista un vínculo causal entre la acción y el daño.

Determinados regímenes de responsabilidad pertenecientes del Derecho civil pueden dar lugar a responsabilidad incluso en ausencia de infracción (responsabilidad por daños personales o materiales, o por productos defectuosos). También se puede ordenar al operador de una instalación que limpie un emplazamiento contaminado (rehabilitación).

Las demandas de protección del medio ambiente contra los entes públicos (el Estado o las autoridades públicas locales) pueden presentarse directamente ante los tribunales administrativos. Estos recursos permiten a los tribunales administrativos anular las decisiones administrativas ilícitas (licencias, por ejemplo), imponer nuevos requisitos a los operadores privados con el fin de mejorar la protección ambiental o responsabilizar al Estado o a las autoridades públicas locales. En la mayor parte de los casos, esta responsabilidad se impone cuando se detectan deficiencias en el ejercicio de la función de control de los entes públicos. Sin embargo, los ejemplos son escasos. En ocasiones, el Consejo de Estado reparte la responsabilidad entre el Estado y la autoridad municipal (véase, por ejemplo: CE, 2007 de julio de 13, Ayuntamiento de Taverny, nº 293210). La Ley de 1 de agosto de 2008, por la que se traspuso la Directiva de la UE de 21 de abril de 2004, no estableció el principio de responsabilidad subsidiaria del Estado en caso de imposibilidad de aplicar el principio de que quien contamina paga.

El artículo L 165-2 del Código de medio ambiente, que emana de la Ley nº 2008-757 de 1 de agosto de 2008, dispuso la utilización de un decreto para designar las autoridades competentes en asuntos de responsabilidad medioambiental. El Decreto nº 2009-496, publicado el 30 de abril de 2009, designó varias autoridades estatales, de acuerdo con los tipos de proyectos, planes y programas: El Ministro de medio ambiente, el Consejo General de medio ambiente y desarrollo sostenible, el prefecto de la región, otro coordinador de prefectos o un prefecto marítimo (para las zonas marítimas).

No existen normas específicas con respecto a las solicitudes de intervención en asuntos ambientales. No es posible reclamar la existencia de responsabilidad del Estado ante los tribunales administrativos. Las demandas presentadas ante los tribunales consisten siempre en un recurso contra la denegación expresa o tácita del Estado o contra una respuesta positiva considerada insuficiente.

En el Derecho francés no existen normas específicas con respecto a las condiciones del examen judicial en los asuntos de responsabilidad ambiental. Los letrados deben remitirse a los principios generales de la responsabilidad del Estado. Los jueces administrativos pueden anular la desestimación de la demanda y condenar al Estado Si (1) es el responsable del daño causado, (2) la acción (o falta de acción más a menudo) ha provocado un daño que se puede compensar y (3) existe un vínculo causal.

Cuando se anula una decisión administrativa ilícita en asuntos ambientales, los tribunales administrativos, a petición del demandante, deben solicitar a las autoridades competentes que extraigan las consecuencias de dicha anulación.

Existen varios regímenes de responsabilidad medioambiental. Cada uno de ellos se basa en una serie de condiciones específicas. Ante los tribunales administrativos cabe la posibilidad de reclamar la responsabilidad de quien contamina sobre la base de la normativa PCIC (responsabilidad del operador), las normas sobre gestión de residuos (responsabilidad del titular) o el régimen específico establecido por la Ley de 1 de agosto de 2008. Ante los tribunales civiles, los daños medioambientales se pueden compensar sobre la base de los regímenes comunes de responsabilidad civil (por dolo, negligencia y, en ocasiones, sin que medie culpa) o impuestos especiales (alteraciones anormales de vecindad, daños causados por determinados tipos de contaminación: hidrocarburos y las instalaciones nucleares). Los tribunales penales pueden sancionar los daños medioambientales, siempre que estos hayan sido tipificados previamente (véase también la respuesta al apartado I).

Anexo VI Other Means of Access to Justice

Es probable que todos los procedimientos judiciales generales, administrativos, civiles o penales se apliquen en los asuntos medioambientales. En realidad, no existen normas específicas aplicables a esta materia.

Tampoco hay autoridades públicas específicas que sean responsables de garantizar el acceso a la justicia en los asuntos medioambientales. El Defensor del Pueblo, los fiscales y todas las jurisdicciones pueden intervenir en el ámbito del Derecho medioambiental.

La Ley de 3 de enero de 1973 creó la figura del Defensor del Pueblo, basándose en el modelo del Defensor del Pueblo sueco. Se trata de una «autoridad administrativa independiente», cuya misión es mejorar las relaciones entre los ciudadanos y las administraciones públicas. El Defensor del Pueblo interviene en las disputas que surgen entre los ciudadanos y las autoridades públicas. Es responsable de proponer soluciones que permitan resolver las disputas de un modo amistoso. Su denominación se modificó a partir del 2011 de marzo de 31, cuando pasó a llamarse «Defensor de los derechos».

El fiscal de la República (Procureur de la République) es responsable de ejercer la acción pública en el seno de la jurisdicción de los tribunales de primera instancia, principal tribunal civil y penal en primera instancia. Los fiscales están bajo la autoridad del Ministro de Justicia. Ejercen sus funciones principalmente en los asuntos penales. De acuerdo con el principio de discrecionalidad en materia de procesamiento, son responsables de procesar o no a los presuntos delincuentes (también en los asuntos medioambientales).

Cuando se produce un delito penal relacionado con el medio ambiente, se admite la acusación particular.

En los casos de inacción administrativa o de acción administrativa inadecuada, se pueden presentar dos tipos de demandas ante los tribunales administrativos:

  • La demanda de anulación de una decisión administrativa ilícita, denominada «recurso por abuso de poder».
  • la demanda por daños y perjuicios contra una autoridad pública, cuando se demuestre que la inacción o la acción inadecuada de dicha autoridad ocasionó un perjuicio.

Capacidad procesal VII

El artículo 31 del Código de procedimiento civil reconoce capacidad procesal a quienes tengan un interés y gocen de legitimidad. El demandante debe demostrar la existencia de un interés legítimo protegido por la ley y de un interés personal y directo («nadie discute con el abogado»). La ley también permite que las personas jurídicas; incluidas las asociaciones; ONG; y profesionales, sindicatos, legalmente constituidos defiendan los intereses comunes de sus miembros. El interés en someter un asunto a los tribunales debe ser cierto y presente, si bien en ocasiones los tribunales han reconocido la admisibilidad de las acciones con interés incierto o futuro.

Estos conceptos de Derecho civil encuentran en la jurisprudencia de los tribunales administrativos una interpretación pragmática y extensa. El «recurso por abuso de poder» puede interponerse contra cualquier decisión administrativa, aunque la condición de ciudadano de una persona no es suficiente para presentar un recurso de este tipo; No se trata de una acción popular. para poder ejercerlo, los demandantes deben justificar un interés que confiere legitimación activa», que sea directo, cierto y actual (CE, 21 décembre 1906, Union des propriétaires et des contribuables du district de la Croix — Seguey — Tivoli), Recopilación Lebon, p. 962: CE, diciembre de 21, 1906, Unión de propietarios y los contribuyentes del Distrito de Tívoli, Recueil Lebon cross-seguey — página 962).

Estos principios se aplican a todos los demandantes: particulares, personas jurídicas de Derecho privado, asociaciones francesas o extranjeras, ONG, etc.

En Francia no existe ningún mecanismo de acción popular.

El Defensor del Pueblo no puede intervenir en los procedimientos judiciales ni cuestionar la validez de las resoluciones judiciales. No obstante, puede imponer medidas cautelares a las autoridades públicas cuando se nieguen a cumplir una resolución judicial favorable al demandante.

Los fiscales no tienen ningún interés en actuar ante los tribunales administrativos. Solo pueden actuar en los asuntos penales.

Todas las demás instituciones públicas gozan de capacidad procesal para actuar ante los tribunales administrativos cuando tengan interés en reclamar o defender algún asunto.

En materia de evaluación de impacto ambiental o de PCIC no existen normas específicas relativas a la capacidad procesal de las personas u ONG, así como al acceso a la justicia en los asuntos relacionados con el medio ambiente.

ANEXO VIII representación legal

Ante los tribunales administrativos de primera instancia (artículo R. 431-2 del Código de justicia administrativa), la representación de un asesor jurídico es obligatoria en los asuntos de plena jurisdicción: en esencia los litigios pecuniarios o contractuales. El resto de litigios están tácitamente excluidos de la norma de representación obligatoria. Ante los tribunales administrativos de apelación (art. R. 811-7 del Código de justicia administrativa), la obligación de contar con un asesor jurídico es la norma (las únicas excepciones: los recursos por abuso de poder en relación con un servicio público y los recursos contra infracciones de tráfico en autopistas).

El Estado está exento de la obligación de contar con un abogado, tanto en los tribunales de primera instancia como en los de apelación.

Ante el Consejo de Estado, la norma de representación obligatoria es más amplia; Se trata de la norma de casación (salvo en algunas situaciones, como los litigios relacionados con ayudas sociales). En el caso de los recursos por abuso de poder en primera y última instancia no es necesario contar con representación legal.

La ausencia de un abogado se sanciona con la inadmisión de la demanda, en el caso de no subsanarse.

El Derecho medioambiental es una de las especializaciones de la profesión jurídica (Decreto de 28 de diciembre de 2011, Boletín Oficial de Francia, nº 0301, de 2011 de diciembre de 29, página 22577). El sitio web de cada Colegio de abogados incluye una lista de letrados especializados en esta materia. Cualquier asociación medioambiental puede actuar en nombre de las víctimas individuales que hayan sufrido algún perjuicio, siempre que hayan recibido el correspondiente mandato para ello. También pueden actuar contra cualquier decisión administrativa que pueda ser perjudicial para el medio ambiente.

ANEXO IX pruebas

En los litigios administrativos, al igual que en los procedimientos judiciales privados, la carga de la prueba recae en el demandante. Sin embargo, este principio no ve la mitigación en los procedimientos contencioso-administrativos, sobre todo cuando los elementos de prueba se encuentran en manos de la administración o, en el caso de la responsabilidad, en la hipótesis de que el peticionario establezca presunciones dicho fallo y alega que obliga a la administración a demostrar que no cometió ningún error.

Teniendo en cuenta la naturaleza inquisitorial del procedimiento, el juez administrativo, que goza de amplios poderes para llevar a cabo su investigación, realiza una contribución muy importante en la determinación de los hechos. En caso necesario, el juez puede ordenar la revelación de documentos o llevar a cabo por sí mismo determinadas investigaciones mediante el examen directo de a ctos o documentos, la realización de visitas a lugares y la asistencia a audiencias o a evaluaciones periciales.

Las partes siempre tienen la posibilidad de presentar nuevas pruebas. No obstante, el procedimiento aplicable a los tribunales administrativos se denomina «inquisitorial», lo que significa que el juez ostenta el control absoluto del procedimiento. Comunicaba los argumentos presentados por las partes en litigio. También puede requerir a las partes que elaboren nuevos documentos con el fin de acreditar los hechos. Asimismo, podrá ordenar un peritaje.

El procedimiento ante los tribunales administrativos es diferente de aquél ante los órganos jurisdiccionales civiles ordinarios. Ante los tribunales civiles, las partes inician el juicio solicitando al juez que ordene una investigación. El juez administrativo no depende de que las partes requieran su intervención: No es obligatorio que ordene una investigación cuando así se lo solicite una parte, si el juez considera que los documentos del caso son suficientes para establecer los hechos. No obstante, podrá ordenar un peritaje incluso aunque las partes no lo soliciten.

El dictamen de un perito nunca es vinculante para el juez. Este siempre debe evaluar los estudios realizados con visión crítica. Su resolución puede estar basada en otros elementos del caso que pongan en cuestión las conclusiones del dictamen de un perito. Este antiguo principio quedó expresamente recogido en el artículo 22 de la Ley de 1889 de julio de 22, aplicable a los tribunales administrativos, y también forma parte de la jurisprudencia del Consejo de Estado.

Una orden de reparación X

Según la jurisprudencia, el principio de aplicabilidad inmediata de las decisiones administrativas es una norma fundamental del Derecho público (Asamblea del Consejo de Estado, 2 juillet 1982, Huglo et al.). Por lo tanto, las decisiones administrativas pueden aplicarse de forma inmediata, con independencia de que exista una actuación judicial. La acción clásica interpuesta ante los tribunales contra dichas decisiones no tiene efecto suspensivo. Hay algunas excepciones, sobre todo en los ámbitos del Derecho tributario o de inmigración, pero estas excepciones no afectan a los asuntos medioambientales.

Se pueden imponer medidas cautelares contra las decisiones administrativas en los procedimientos judiciales administrativos referentes a los asuntos medioambientales, al igual que sucede con cualquier otro tipo de asunto. Sin embargo, los tribunales administrativos no admiten esta posibilidad contra las acciones u omisiones de otros entes privados. No obstante, los tribunales civiles ordinarios sí pueden seguir dicho procedimiento (conocido como «référé civil»).

En casos de emergencia, cabe suspender de forma provisional la ejecución de una decisión administrativa hasta que el juez decida sobre su legalidad. El demandante debe demostrar la urgencia del caso y la existencia de serias dudas sobre la legalidad de la Decisión para que el juez decida imponer una medida cautelar en un plazo de pocos días.

La decisión del Tribunal administrativo de imponer medidas cautelares es recurrible. Dicho recurso debe presentarse directamente al Consejo de Estado.

XI Costes

Las costas judiciales incluyen las tasas judiciales y los honorarios de los letrados.

  • Las tasas judiciales se definen en el artículo 695 del Código de procedimiento civil. Son tasas reguladas o fijadas mediante tarifas:
    • La tasa de secretaría judicial (la Ley establece que las notificaciones iniciales del proceso así como las sentencias se enviarán a la otra Parte a través de un secretario judicial);
    • las tasas de demanda y defensa (Decreto nº 784-1972, de 72 de agosto de 25, revisado en 1975), que se dividen en una parte fija que depende de la naturaleza del juicio y una parte proporcional que se calcula en función de sus consecuencias económicas;
    • los honorarios de los peritos.

Los tribunales administrativos no aplican las tasas de secretaría judicial ni las de demanda y defensa.

  • Honorarios de los letrados. Estos honorarios se consideran «irrecuperables» por no poder ser reembolsados, dado que no son «legalmente obligatorios».

Los gastos en que incurra un letrado en el cumplimiento de su misión en nombre de su cliente: por tasas de registro, defensa de los derechos de su cliente, derechos de publicidad, honorarios de peritos, tasas de secretaría judicial, etc.

Los derechos de timbre se suprimieron para las demandas registradas a partir del 2004 de enero de 1. Sin embargo, a partir del 1 de octubre de 2011, toda persona que recurra a la justicia debe pagar un impuesto de timbre de 35 EUR. Este importe debe abonarse en cada uno de los niveles del procedimiento: primera instancia, apelación y casación.

Los honorarios de los letrados se establecen libremente entre las partes y sus asesores; No es posible ofrecer una estimación al respecto.

Los honorarios de los peritos que intervienen ante un tribunal son determinados por el juez. Por ejemplo, en 2009, el Tribunal de Apelación ordinario y el Tribunal Administrativo de Caen sugirieron aplicar las tarifas siguientes:

  • Honorarios de peritos: 90 EUR por hora hasta 180 EUR o más en función de la complejidad del caso.
  • Mecanografiado: 7 EUR por página.
  • Fotocopias: 0,42 EUR por página, 1,5 EUR por una copia en color.
  • Documentos disponibles en CD: 20 EUR cada uno.
  • Franqueo postal: según las tarifas del servicio postal.
  • Retribución del kilometraje: 0.60 a EUR 0.80/km.
  • Viajes, alojamiento y manutención: Según los justificantes presentados.

El enlace abre una nueva ventanahttp://www.upem.org/documents/coutjud.html

En el caso de las medidas cautelares o provisionales, las costas son las mismas que las de la acción principal.

Por lo general, las costas judiciales se imponen a la parte perdedora. En virtud del artículo L-761-1 del Código de justicia administrativa: El juez tendrá en cuenta la equidad o la situación económica de la parte condenada. Automáticamente podrá incluso, por motivos basados en consideraciones similares, dice que no hay argumentos para condenar.». Sin embargo, los tribunales administrativos suelen limitar el importe de las costas a unos 2 000 EUR.

ANEXO XII los mecanismos de asistencia financiera

No existen normas específicas con respecto a las costas procesales en los asuntos ambientales. Los tribunales administrativos solo exigen el pago de un impuesto. En virtud de la Ley de 29 de julio de 2011, se creó un impuesto especial de 35 EUR, que debe abonarse en el momento de entablar un procedimiento judicial (sea administrativo o de otro tipo). La admisibilidad de la demanda está condicionada al pago de este impuesto. Los beneficiarios de asistencia letrada no tienen que pagar este impuesto (véase la respuesta a la pregunta nº 2).

«asistencia jurídica gratuita» existe en Francia. En la actualidad, el régimen de asistencia letrada se rige por la Ley de asistencia letrada (nº 91-647, de 10 de julio de 1991) y por el Decreto nº 91-1266 de 18 de diciembre de 1991. Abarca:

  • Asistencia jurídica gratuita: Ayuda económica para los procedimientos judiciales y para los procedimientos extrajudiciales de solución de litigios;
  • Ayuda para sufragar los honorarios de los letrados en los procedimientos penales disponibles como alternativa al enjuiciamiento (resolución de litigios y mediación), así com o la asistencia jurídica de las personas que permanecen en dependencias policiales para ser interrogadas y los costes de los procedimientos disciplinarios en los centros penitenciarios;
  • Acceso a la ley (información, orientación y asesoramiento jurídico gratuito). La asistencia jurídica da derecho a su beneficiario a recibir asistencia gratuita de un abogado u otro profesional del Derecho (secretario judicial, procurador, notario, subastador, etc.) así como a disfrutar de la exención del pago de las costas judiciales.

La asistencia jurídica también se presta en los asuntos ambientales, para los que no existen reglas específicas.

La asistencia jurídica está sujeta a requisitos relativos a los recursos, la nacionalidad, la residencia y la admisibilidad. Una persona puede ser beneficiaria de asistencia jurídica sie el promedio de su renta total disponible durante el año natural anterior no excede un determinado umbral que la ley determina anualmente. Tendrá derecho a asistencia jurídica si tiene la nacionalidad francesa, es ciudadano de la Unión Europea o es una persona extranjera con residencia legal y habitual en Francia. El hecho de residir en Francia de manera legal y habitual es un requisito de obligado cumplimiento. La asistencia letrada se concede cuando la acción entablada no es manifiestamente inadmisible o carente de sustancia. Estas condiciones también se aplican a las ONG.

La mayoría de las organizaciones sindicales y de las ONG de consumidores ofrecen asesoramiento jurídico gratuito por abogados a sus afiliados o socios; La mayor parte de los abogados ofrece asimismo una entrevista inicial gratuita. No existen prácticas específicas en los asuntos ambientales.

Los consultorios jurídicos son organizaciones relativamente recientes en Francia. En la actualidad existen 4 centros en Francia, dos leyes de Derecho civil y dos sobre derechos humanos (La Maison du droit de la Universidad de París II;El enlace abre una nueva ventanahttp://www.u-paris2.fr/63247158/0/fiche___pagelibre/&RH=ORGA_ETUDES El enlace abre una nueva ventanaLa Ley clínica de la Universidad de Tours; El enlace abre una nueva ventanaLos derechos fundamentales Derecho clínica de la Universidad de Caen; El enlace abre una nueva ventanaLa Ley consultorio Euclides de la Universidad de París Oeste Nanterre). Ninguna de ellas trata asuntos medioambientales.

Asimismo, el número de abogados especializados en Derecho medioambiental y de ONG que trabajan en favor de la defensa del medio ambiente crece sin cesar en Francia. Algunas de estas organizaciones gozan del reconocimiento de entidades de utilidad pública por parte del Estado, como France Nature Environment (FNE), la Federación francesa que aglutina a las asociaciones que trabajan en el ámbito de la protección de la naturaleza y el medio ambiente. Dicha federación engloba a 3,000 ONG (ya sea con arreglo a criterios geográficos o temáticos).

Anexo XIII puntualidad

Se aplica el principio de la decisión denegatoria tácita cuando la Administración no responde al cabo de un plazo de dos meses a la solicitud presentada por un demandante (artículo 21 de la Ley de 2000 de abril de 12).

Esta ley estableció en varios ámbitos un régimen de aceptación tácita. En esos casos, el silencio administrativo se interpreta como una aceptación tácita dentro del plazo fijado por la ley. Aparte de esta hipótesis, los tribunales administrativos pueden resolver que existe responsabilidad de una autoridad pública cuando se demuestre que se ha producido un retraso anormal que ha provocado un perjuicio al demandante.

La Ley no fija plazos especiales para los procedimientos judiciales en asuntos medioambientales.

También hemos de distinguir entre los procedimientos sobre el Fondo y los procedimientos de urgencia.

En el primer caso, el objetivo que ha fijado el Parlamento a los tribunales administrativos en todos los niveles (primera instancia, apelación y casación) en el anexo de la Ley de presupuestos del Estado es que deben dictar su resolución en un plazo máximo de un año.

En el caso de los procedimientos de urgencia, la resolución judicial se adopta por lo general en un plazo de una semana a un mes, como máximo 2 o 3 días.

En ocasiones, la decisión se adopta al cabo de dos o tres días. No existe un plazo para los procedimientos sobre el fondo. En el caso de los procedimientos de urgencia sí existen plazos; Por ejemplo, cuando se trata de un procedimiento relativo a una amenaza contra las libertades fundamentales, el juez debe adoptar su decisión en el plazo de 48 horas.

Existe un principio muy importante derivado de la jurisprudencia en 2002. «Los litigantes tienen derecho a que sus demandas se juzguen dentro de un plazo razonable, de acuerdo con el principio que emana del artículo 6 del CEDH». El incumplimiento de dicha obligación no afecta a la validez de la resolución judicial. No obstante, cuando el derecho a obtener una decisión judicial dentro de un plazo razonable haya ocasionado un perjuicio, los litigantes pueden obtener una compensación por el daño «derivado de la gestión inadecuada de los tribunales administrativos». Referencia: Conseil d’Etat Assemblée, 28 juin 2002, Garde des Sceaux contra M. MAGIERA, nº 239575. http://www.legifrance.gouv.fr/affichJuriAdmin.do?oldAction=rechJuriAdmin&idTexte=CETATEXT000008099419&fastReqId=109660118&fastPos=7...
El enlace abre una nueva ventana &fastpos = 7

XIV otras cuestiones

Una acción que persiga obtener la anulación de una decisión administrativa solo será admisible si se ejerce contra un «acto administrativo perjudicial» (lo que en el Derecho administrativo francés se denomina «acte administratif faisant grief»). Un acto administrativo se considera perjudicial cuando produce efectos jurídicos: modifica el sistema jurídico o viola los derechos y obligaciones de los ciudadanos. Un acto que solo interviene en el contexto de un procedimiento para desarrollar una decisión principal ulterior es un simple acto preparatorio, y no puede cuestionarse ante un tribunal administrativo. Todas estas normas generales son aplicables también en el caso de los asuntos medioambientales.

El derecho de acceso a información sobre el medio ambiente está gobernada por el principio general de la Ley nº 78-753, de 17 de julio de 1978, y el Decreto de aplicación nº 2005-1755, de 30 de diciembre de 2005, relativo al acceso a los documentos administrativos, así como por normas específicas del Código medioambiental (concretamente en los artículos L. 124-1 a L. 124-8 y R. 124-1 a R. 124-5). Todos estos textos fueron sintetizados en una circular de información ministerial publicada el 18 de octubre de 2007.

El principal sitio web sobre este tema: Ministerio de Medio Ambiente francés:

El enlace abre una nueva ventanahttp://www.toutsurlenvironnement.fr/aarhus/lacces-du-citoyen-la-justice

La conciliación, la transacción y el arbitraje son métodos que persiguen la resolución de litigios cuyo carácter privado hace que los procedimientos administrativos no resulten adecuados. El artículo L. 211-4 del Código de justicia administrativa otorga a los tribunales administrativos jurisdicción general en materia de conciliación. Sin embargo, rara vez se utiliza esta disposición, teniendo en cuenta la naturaleza de los procedimientos administrativos y el hecho de que, en asuntos contractuales, ya existe un mecanismo para la resolución amistosa de litigios: los comités de resolución amistosa de litigios. Las empresas públicas tienen derecho al acuerdo para solucionar sus litigios. En la mayor parte de las ocasiones, las transacciones que celebran con particulares constituyen contratos de Derecho privado y quedan fuera de la competencia de los jueces administrativos. Las autoridades públicas no pueden acogerse al arbitraje por una cuestión de principio.

La mediación no se utiliza con frecuencia en el ámbito medioambiental, si bien la idea está ganando una popularidad creciente en Francia. Existen numerosos estudios nuevos sobre la cuestión: Cómo desarrollar la mediación en los asuntos ambientales. El Instituto de investigación y educación sobre la negociación organizó una interesante conferencia sobre el tema en abril de 2012, que cristalizó en la publicación de un documento de síntesis titulado: «Mediación: ¿un método para la resolución de litigios ambientales?» (disponible en francés).

El enlace abre una nueva ventanahttp://gcft.fr/wp-content/uploads/2012/05/CR-SIRENE-29.pdf

Anexo XV en el extranjero

El artículo 1 de la Constitución francesa proclama el principio de la «igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, con independencia de su origen, raza o religión». Numerosas leyes han ampliado este artículo de la Constitución prohibiendo la discriminación, sobre todo por razón de género, discapacidad, edad u orientación sexual. El artículo 225-1 del Código penal define de forma precisa el concepto de discriminación basándose en una amplia lista de criterios. No existen, sin embargo, cláusulas antidiscriminatorias relativas a la lengua en las leyes procesales en Francia (véase la respuesta nº 2 y 3).

Debe utilizarse la lengua francesa, sobre todo en los tribunales. Este es un principio muy antiguo. Se proclamó a través de una ordenanza real firmada en la ciudad de Villers-Cotterets (que da nombre a esta decisión real) el 1539 de agosto de 15. Este acto se considera como el «certificado de nacimiento oficial» de la lengua francesa. Se incorporó al artículo 2 de la Constitución, y se especificó en la Ley nº 94-665, de 4 de agosto de 1994, relativa al uso de la lengua francesa.

Si es necesario, el Gobierno proporciona servicios de traducción en los procedimientos judiciales y corre con los gastos que se derivan de ello, aunque solamente en los casos de inmigración, asilo y penales.

ANEXO XVI Transboundary Cases

Esta cuestión concierne principalmente a la aplicación de la responsabilidad medioambiental. El medio ambiente no tiene fronteras. El único recurso del que dispone una víctima de la contaminación transfronteriza consiste en someter el asunto a un tribunal nacional del Estado donde se haya cometido la infracción, o del Estado en cuyo territorio se produzcan los efectos de dicha infracción. La admisibilidad de una acción ante un tribunal francés es posible bajo una serie de condiciones relacionadas con la jurisdicción de los tribunales y con el principio de territorialidad de la ley. Los extranjeros no residentes pueden invocar las disposiciones de la legislación francesa. Sin embargo, la determinación de la responsabilidad transfronteriza resulta difícil con las normas actuales. A los jueces les resulta complicado articular el derecho común de responsabilidad civil con la responsabilidad medioambiental particular que estableció la Ley de 1 de agosto de 2008 relativa a la responsabilidad medioambiental. Esta transposición de la Directiva nº 2004/35, de 2004 de abril de 21, se integró en el Código medioambiental (concretamente en su título VI, «prevención y reparación de algunos daños medioambientales»), que en la práctica permanece sin aplicar. En enero de 2012 se publicó un importante estudio (de 70 páginas) sobre esta cuestión:

El enlace abre una nueva ventanahttp://www.leclubdesjuristes.com/notre-expertise/a-la-une/risque-environnemental-affaire-erika

La versión inglesa del Código medioambiental francés se puede consultar en:

El enlace abre una nueva ventanahttp://www.legifrance.gouv.fr/content/download/1963/13739/version/3/file/Code_40.pdf

Este tema también se puede estudiar a través de un famoso caso que tuvo lugar en Francia tras el naufragio, en diciembre de 1999, del petrolero Erika procedente de Malta en aguas internacionales, dentro de la zona económica exclusiva (ZEE) francesa, frente a la costa de Bretaña. El accidente provocó la contaminación de 400 km de costa. El propietario, el gerente del fletador del buque y la sociedad de clasificación fueron condenados por el Tribunal Civil de Apelación de París por provocar esta contaminación. El Tribunal dictó su sentencia el 30 de marzo de 2010. No existe un concepto concreto de interés público en el contexto transfronterizo.

El concepto de orden público en este contexto. Son de aplicación las normas generales (especialmente las relativas a la admisibilidad de las demandas en virtud del concepto de interés legítimo).

El Derecho administrativo francés reconoce la igualdad de acceso a los tribunales administrativos para las personas u ONG residentes en el extranjero, de igual modo que los demandantes residentes en Francia. Sin embargo, los residentes en el extranjero no tienen acceso a asistencia jurídica. El Tribunal Administrativo de Estrasburgo falló en 1983, en el asunto referente a las Minas de Potasa de Alsacia, que las personas jurídicas de Derecho público pertenecientes a un país extranjero pueden tener interés en actuar ante los tribunales administrativos franceses. En 2007 se publicó un interesante estudio sobre el tema en el ámbito de la gestión del agua (disponible en francés): Jochen sohnle, «Le dispositif juridique de l’Europe pour les conflits appréhender transfrontaliers sur l’Eau», Lex Electronica, Vol. 12 nº 2, Automne/caída, 2007, especialmente las páginas 17 y 18:

El enlace abre una nueva ventanahttp://www.lex-electronica.org/articles/v12-2/sohnle.pdf

En los asuntos civiles se puede aplicar una cláusula jurisdiccional. Esta cláusula adopta la forma de una disposición contractual por la que las partes acuerdan confiar la resolución de un litigio a un tribunal que normalmente carecería de jurisdicción para ello. Esta cláusula puede hacer referencia a la jurisdicción en razón de la materia o a la jurisdicción territorial. Puede estar relacionada únicamente con los litigios que se deriven del contrato. Sin embargo, este mecanismo está prohibido en el caso de los contratos públicos así como en procedimientos públicos ante un tribunal administrativo.

[1] Evaluación de impacto ambiental (EIA)

[2] Prevención y control integrados de la contaminación (PCIC).


Esta versión se ha generado con traducción automática. El dueño de esta página no acepta responsabilidad alguna sobre la calidad de la traducción.

Última actualización: 14/09/2016