Encontrar un traductor o intérprete jurados - Francia

Restaurar Guardar como PDF

Nota: la versión original de esta página francés se modificó recientemente. Nuestros traductores trabajan en una versión en la lengua que está consultando.

Esta sección ofrece información sobre la búsqueda de un intérprete o traductor que pueda prestar sus servicios en un proceso judicial, en su caso a través de un sitio oficial.


Cómo encontrar un traductor en Francia

El servicio de documentación y estudios del El enlace abre una nueva ventanaTribunal de Casación (Cour de cassation) ofrece en su página web:

  • La lista en formato PDF de los El enlace abre una nueva ventanaperitos autorizados por el Tribunal de Casación. También se encuentran enlaces a las páginas web de algunos Tribunales de apelación. La lista de peritos autorizados por el Tribunal de Casación es elaborada anualmente por la Sala de Gobierno del Tribunal.
  • El enlace abre una nueva ventanaListas de peritos judiciales elaboradas por cada Tribunal de apelación, en las que figuran los peritos inscritos en los apartados de traducción e interpretación; estas listas son actualizadas por los propios Tribunales de apelación y remitidas con frecuencia variable al Tribunal de Casación.

El Tribunal de Casación no dispone de una base de datos propiamente dicha que agrupe a todos los traductores e intérpretes.

Treinta y cinco tribunales de apelación disponen de listas con los nombres, datos de contacto, año de nacimiento y especialidad de estos profesionales.

¿El acceso a las bases de datos de traductores e intérpretes es gratuito?

Sí, el acceso a estas bases de datos es libre.

Contexto e historia de los listados de traductores en Francia

Historia

Las primeras listas de peritos judiciales se introdujeron oficialmente en el sistema judicial francés en el ámbito penal, mediante Ley de 30 de noviembre de 1892.

En paralelo, existían listas no oficiales de los peritos más utilizados en materia civil.

La Ley nº 71-498 de 29 de junio de 1971 y el Decreto nº 74-1184 de 31 de diciembre de 1974 establecieron una lista única, tanto en materia civil como penal, por cada Tribunal de apelación, en la que los peritos inscritos figuraban clasificados por especialidades. La lista se completaba y modificaba todos los años. En la práctica, se prorrogaba la inscripción de los peritos que no hubieran recibido críticas graves. También se estableció una lista nacional de peritos elaborada por la Sala de Gobierno del Tribunal de Casación, que funcionaba de manera similar.

Procedimiento de inscripción

La Ley n° 2004-130 de 11 de febrero de 2004 y el Decreto n° 2004-1463 de 23 de diciembre de 2004 reformaron profundamente el procedimiento de inscripción en la lista de peritos judiciales. Por lo que atañe a las listas de los tribunales de apelación, las solicitudes de inscripción deben enviarse al fiscal del Tribunal de Primera Instancia quien se encarga de tramitarlas y trasladarlas al Fiscal General, que, a su vez, las eleva al primer presidente del Tribunal de Apelación.

Las listas las elabora anualmente la asamblea general de los jueces del tribunal de apelación.

La inscripción inicial en las listas de los tribunales de apelación se realiza a título de prueba por un período de tres años, a cuyo término se evalúan la experiencia y los conocimientos jurídicos del interesado para desempeñar correctamente sus funciones de cara a su posible reinscripción en caso de que la solicite. Una vez examinada la nueva candidatura y obtenido el dictamen favorable de una comisión compuesta por peritos y jueces, se le inscribe por un período de cinco años.

El Decreto n° 2012-1451 de 24 de diciembre de 2012 precisa los criterios de inscripción. Las solicitudes se examinan teniendo en cuenta las cualificaciones y la experiencia profesional de los candidatos, incluidas las competencias que hayan adquirido en un Estado miembro de la Unión Europea distinto de Francia y el interés que manifiesten por colaborar con la administración de justicia. También pueden tenerse en cuenta las necesidades de los órganos jurisdiccionales.

Solo pueden ser incluidos en la lista nacional los peritos que lleven inscritos en la lista de un tribunal de apelación desde hace más de cinco años. Las solicitudes de inscripción o reinscripción en la lista nacional deben dirigirse al Fiscal del Tribunal de Casación, quien se encarga de recabar los dictámenes del primer presidente y del fiscal del Tribunal de apelación en el que esté inscrito el interesado. La Sala de Gobierno del Tribunal de Casación elabora la lista nacional, sin que intervenga la Fiscalía.

Nomenclatura de las rúbricas de las listas de peritos

Una orden del Ministerio de Justicia, de 19 de junio de 2005, establece, para todo el territorio nacional, una nomenclatura armonizada de las rúbricas de las listas de peritos. La lista se divide en ramas (de naturaleza económica, p. ej.: agricultura, sanidad, industria, etc.), rúbricas (correspondientes a disciplinas, p. ej.: medicina, cirugía) y especialidades (para afinar las disciplinas: alergología, cirugía del aparato digestivo, etc.). Existe una rama de «interpretación-traducción», que incluye una rúbrica de traducción, dividida por especialidades en familias lingüísticas (lenguas románicas, germánicas, eslavas, etc.). La denominación de las especialidades es suficientemente amplia para poder incluir cualquier lengua hablada o escrita.

En el marco de la elaboración de la nueva nomenclatura armonizada de especialidades de peritos, los traductores e intérpretes se han mantenido en las listas de peritos judiciales de Derecho común, si bien se les dedica una rúbrica especial. Aunque la principal misión de estos profesionales no es efectuar peritajes en el sentido estricto del término, son, al igual que los peritos judiciales, colaboradores ocasionales de la administración de justicia, pudiendo solicitarse su concurso en calidad de técnico, en aplicación del artículo 232 del nuevo Código de Procedimiento Civil, para efectuar, a petición de los órganos jurisdiccionales, auténticas medidas de instrucción y, en particular, consultas.

Por todas estas consideraciones, no pareció oportuno, con ocasión de la reforma de 2004, someter a los traductores e intérpretes a un régimen especial de inscripción en listas aparte.


El Estado miembro correspondiente realiza el mantenimiento de la versión de esta página en la lengua nacional. El correspondiente servicio de la Comisión Europea se encarga de las traducciones. Es posible que las traducciones aun no reflejen algunos de los cambios que la autoridad nacional competente haya hecho en la versión original. La Comisión Europea no asume ninguna responsabilidad con respecto a cualquier información o dato incluido o citado en este documento. Véase el aviso legal para las normas sobre derechos de autor aplicables en los Estados miembros responsables de esta página.

Última actualización: 29/08/2013